25 mayo, 2024

Weretilneck: «Hubo cansancio con la división constante entre PJ y Cambiemos»

Impedido por un fallo de la Corte Suprema para pelear su reelección, el mandatario fue el hacedor contrarreloj del triunfo de Arabela Carreras. «Se votó la continuidad de un proyecto en marcha», asegura.

Periodista: JSRN logró una victoria holgada, ¿a qué se debe?

Alberto Weretilneck: La victoria en las elecciones define un proyecto de provincia. Es una clara manifestación de que lo provincial se impone sobre lo nacional. Por lo menos en lo que son temas provinciales. Estamos orgullosos de la valorización que hizo el rionegrino de cómo está la provincia hoy. Una provincia ordenada, donde hay obra pública, donde no se ha hecho ningún tipo de ajuste, que paga sus salarios en tiempo y forma, que está presente en todo el territorio provincial. Se votó la continuidad de un proyecto de provincia que está en marcha contra algo que no se sabía qué era, porque solo apelaron a un intento de nacionalización de la campaña.

P.: ¿Esta continuidad del proyecto puede fundar una especie de MPN rionegrino?

A.W.: Sí, es fundacional. Porque en la elección de 2015 todo giraba alrededor mío, en un esquema muy personalista. En esta elección el triunfo de JSRN ratifica el pensamiento provincial del rionegrino. Se aleja definitivamente de las vertientes nacionales y empieza a consolidar un pensamiento local. Ahí sí ya nos parecemos más a Neuquén o a Santiago, a raíces más localistas.

P.: Se habló de un caso inédito de traspaso de votos en dos semanas, ¿cómo se logró?

A.W.: Primero, con la provincia en marcha. Más que las personas. Si bien son importantes las personas, prevaleció la idea del proyecto de provincia. El rionegrino interpretó que era la continuidad de la provincia que ve hoy. Esencialmente es eso. Y después todo lo construido en este tiempo, que tiene que ver con nuestra historia y con las garantías que damos de que la provincia siga siendo la misma hacia delante. Insisto en que las elecciones no se ganan por un solo motivo. En este caso: bronca de los rionegrinos por la intromisión de la Corte Suprema en un tema provincial, como fue mi candidatura, por pedido del peronismo. Por otro lado, hay un gobierno que hoy es uno de los mejores de la etapa democrática, y lo digo modestamente. Tenemos una provincia ordenada, que crece. También hubo un cansancio con la división permanente de Cambiemos y el PJ. Se eligió una opción que atraviesa eso.

P.: Parecería que esa línea local se da en especial en la Patagonia…

A.W.: Se marcan más los temas provinciales. El rionegrino se alejó de la diferencia nacional. Va a tener octubre para saldarla, votando a los candidatos nacionales. Acá se privilegió lo provincial.

P.: ¿Por qué decidió presentar su candidatura?

A.W.: Me presenté porque jurídicamente todo nuestro equipo de abogados tenía el convencimiento de que estábamos habilitados para hacerlo, que si la Constitución era interpretada correctamente podía participar. De hecho, tanto la Procuración como el Superior Tribunal de la provincia lo habían interpretado así. La Corte, en un fallo que tiene mucho de política y poco de sustento técnico, interpretó otra situación. Ese día fue un golpe duro, porque estaba con las ganas, con la idea, con la motivación para seguir adelante. Superado eso, aparece una responsabilidad mayor con el proyecto.

P.: Hasta último momento dijeron que no tenían Plan B…

A.W.: No lo teníamos. Obviamente, si Arabela Carreras era mi vicegobernadora era porque confiábamos en ella. Si en ejercicio de gobierno era mi reemplazante natural ante cualquier situación que me pasara, es lógico que como candidata fuera mi reemplazante también.

P.: ¿Prevaleció la lógica geográfica en las candidaturas?

A.W.: Sí. Más allá de la personalidad de Arabela, fue determinante que sea mujer y barilochense.

P.: Dos días antes de las elecciones tuvo una foto con Pichetto y Sica, en momentos donde se hablaba de que la Casa Rosada lo apoyaba a usted.

A.W.: La emergencia frutícola vence el mes que viene y la prórroga se tiene que hacer por ley. Por lo tanto, era necesario hacerlo rápido ante la sesión del Senado, para no perjudicar a todo el complejo de la pera y la manzana. No lo tomamos como ningún apoyo a nada, son gestiones habituales.

P.: ¿Está en el mejor momento de relación con el Gobierno nacional?

A.W.: Yo goberné con Cristina y con Macri. Las relaciones bilaterales tienen momentos de mayor consenso y de mayor tirantez. No es lineal, de acuerdo al tema se tensa más o menos. Para los partidos provinciales, los intereses provinciales están por encima de cualquier situación. Hoy tenemos buena relación con el Gobierno nacional, sin puntos de conflicto en lo que tiene que ver con la provincia. Soy un crítico de la política económica de Cambiemos, tiene que hacer algo para resolver los problemas, pero eso es análisis de lo nacional.

P.: ¿Qué queda pendiente de su gestión?

A.W.: Un plan frutícola que funcione. Es mi deuda: una fruticultura competitiva, moderna y rentable. Me quedó pendiente. La modernización del Estado, también. La consolidación de ganadería ovina y de la pesca, más desarrollo de la minería son otros aspectos en los que hay que trabajar.

P.: ¿Se puede hacer un plan frutícola en este contexto macroeconómico?

A.W.: Se puede hacer siempre y cuando tengamos inversión. En tecnología, nuevas variedades. El Estado nacional en conjunto con el provincial, los productores y los exportadores. En este contexto es difícil. Con Argentina como está y el mercado de crédito cerrado es complicado, salvo que sea por organismos multilaterales. Hay que dejar pasar las elecciones nacionales y con una visión de los próximos cuatro años trabajar en un proyecto integral.

P.: ¿Cómo avanza el Plan Castello de obras en la provincia?

A.W.: De 25 obras del plan tenemos 21 en marcha. Tres están con contrato firmado y en trámites para empezar. Y en otra falta el contrato. Ya tenemos una obra inaugurada

P.: ¿Los u$s300 millones del bono para ese plan cómo están resguardados?

A.W.: Están guardos en dólares. 142 millones en Letes en dólares y el resto en plazo fijo u otro tipo de inversiones.

P.: ¿Se va a presentar para senador nacional en octubre?

A.W.: No lo tengo definido.

P.: ¿Formará parte del gobierno de Arabela Carreras?

A.W.: No, porque la conducción tiene que ser unipersonal. Después de toda la impronta que le he dado a la provincia no correspondería que yo disminuya la autoridad de la futura gobernadora.

Fuente: Ambito.com / por Ariel Basile