13 abril, 2024

Qué es y cómo reducir los riesgos del cáncer colorrectal

Como cada 31 de Marzo se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Colon, y en esta fecha el Ministerio de Salud de Río Negro recuerda a la población la importancia de los hábitos saludables y la detección temprana para reducir los riesgos y disminuir la incidencia y la mortalidad por esta patología.

El cáncer colorrectal (CCR) se produce en el colon y recto (intestino delgado), cuando se genera un pólipo (crecimiento anormal de las células) denominado adenoma, que puede crecer lentamente durante más de 10 años y transformarse en cáncer si no se detecta y extirpa a tiempo.

Con frecuencia no presenta síntomas en etapas tempranas, por lo tanto varones y mujeres, sin síntomas ni antecedentes, que se encuentren en el rango etario de 50 y 75 tienen que realizar chequeos regulares para detectar y extirpar los adenomas o detectar y tratar el cáncer colorrectal en una etapa temprana.

Asimismo, las personas que tengan antecedentes familiares o síntomas deben consultar con el médico, sin importar la edad.

Una de las formas de detección temprana es el test de sangre oculta en materia fecal.  Es una prueba gratuita, rápida y sencilla que permite conocer si hay sangre que no se ve a simple vista. No requiere dieta previa, no produce molestias y se puede realizar en la casa.

Para reducir los riesgos del CCR se recomienda:

  • Consumir una dieta rica en fibras como vegetales y frutas.
  • Disminuir el consumo de carnes rojas y grasas de origen animal.
  • Realizar actividad física regularmente y evitar el sobrepeso.
  • Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y evitar el tabaco.

 ¿Cuándo realizar una consulta médica?

  • Ante síntomas, como sangrado o cambios en la forma habitual de evacuar el intestino, dolores abdominales o rectales frecuentes, anemia o pérdida de peso.
  • Si tenés entre 50 y 75 años, y no presentás síntomas ni antecedentes familiares.
  • Si presentás colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn (sin importar tu edad).
  • Si tenés familiares cercanos (padres, hermanos o hijos) que han tenido CCR o pólipos adenomatosos (sin importar tu edad).
  • Si ya tuviste pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal.