13 abril, 2024

El centenario de Sarah Vaughan, una de las voces más notables de la historia del jazz

La cantante, que grabó más de 60 discos y se presentó junto a leyendas como Charlie Parker, Dizzy Gillespie y Miles Davis, dejó un legado imborrable.

Sarah Vaughan – Somewhere Over The Rainbow (Live from Holland 1958)

Sarah Vaughan, una de las voces más prodigiosas e influyentes del jazz, cumpliría 100 años. Nacida en Newark, Nueva Jersey, el 27 de marzo de 1924, comenzó su carrera a los 18 años, deslumbrando al público con su virtuosismo vocal y su capacidad para improvisar.

Apodada «Sassy» por su personalidad vibrante y «La Divina» por su talento celestial, Vaughan dominó la escena del jazz durante cinco décadas, dejando un legado imborrable en la historia de la música.

Hija de un carpintero y una cantante de iglesia, Vaughan creció rodeada de música. Desde pequeña, evidenció un talento excepcional para el piano y el canto. A los 12 años, ya era organista en la iglesia de su comunidad.

Su debut profesional llegó en 1942, cuando ganó un concurso de talentos organizado por la banda de Earl Hines. A partir de ese momento, su carrera despegó rápidamente.

Vaughan fue una pionera en el jazz vocal, incorporando técnicas del bebop y scat a su estilo. Su voz se caracterizaba por su tonalidad grave, por su enorme versatilidad y por su control del vibrato; su tesitura, similar a la de una cantante de ópera, le permitía saltar del registro grave al de soprano con gran facilidad. A lo largo de los años, su voz se fue haciendo más oscura, aunque no llegó a perder nunca su poder y su flexibilidad.

Sarah Vaughan ft The Bob James Trio – The Shadow Of Your Smile (Live from Sweden) 1967

A lo largo de su carrera, colaboró con los grandes nombres del jazz, como Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Miles Davis, y Ella Fitzgerald. Grabó más de 60 álbumes, incluyendo clásicos como TenderlyPerdido, y Sassy.

El talento la llevó a la cúspide y, aunque su vida no fue tan dramática como la de Billie Holiday, Vaughan casi se arruinó por culpa de algunos de sus maridos o managers (o las dos cosas simultáneamente) que miraban mucho más el dinero que el cariño. Ella, sin embargo, logró reinventarse varias veces, ya fuera actuando con cuartetos y quintetos, con bandas sinfónicas, con su voz a garganta descubierta o colaborando con artistas ajenos al jazz como Bob Dylan, John Lennon y Marvin Gaye, y hasta emblemas de la bossa y la samba como Milton Nascimento o António Carlos Jobim.

En 1989, su salud comenzó a declinar. Canceló una serie de actuaciones en Europa aquejada por una artritis, aunque pudo completar una serie posterior de shows en Japón. Durante unas actuaciones en el Blue Note Jazz Club de Nueva York en 1989, Vaughan fue diagnosticada de cáncer de pulmón.

Regresó a su casa en Los Ángeles, California, para comenzar la quimioterapia y pasó sus últimos meses entrando y saliendo del hospital, hasta que murió el 3 de abril de 1990, pocos días después de haber cumplido 66 años.​

Una carrera plagada de reconocimiento y premios

Vaughan recibió numerosos premios a lo largo de su carrera, incluyendo dos Gram my Awards, el Lifetime Achievement Award, y el NEA Jazz Masters Award. En 1989, fue incluida en el Salón de la Fama del Jazz.

No solo fue una cantante excepcional, sino también una figura que desafió los estereotipos raciales y de género de su época. Su talento y determinación la convirtieron en un ícono del jazz y una inspiración para las generaciones venideras. (NA)